sábado, 18 de julio de 2015

MASONERIA Y MATERNIDAD: UNA PROPUESTA PARA EL SIGLO 21 (Parte 1)

Hace varios años ya que esta publicación apareció en la Revista Cultura Masónica No. 5 que trataba sobre la Mujer y la Masonería, y es por ello que con el fin de retomar un tanto la línea de estudios sociológicos-masónicos, me permitiré transcribir en este blog este trabajo, a fin de crear una base de reflexión y diálogo en temas trascendentales como este que nos atañe a las madres masonas.

Espero les agrade...

La participación de la mujer dentro de los actos masónicos ha sido, y continua siendo fuente de debate, que ha durado varios siglos, y aunque esta controversia no es motivo de este artículo, cabe destacar que en múltiples publicaciones en el internet, incluso dentro de varias reflexiones publicadas por aquellos H.·. que defienden la participación femenina no es raro encontrar expresiones como: “las mujeres son la otra mitad de la humanidad” o interrogantes como “¿por qué no se permite el ingreso a quienes son “madres, esposas, hermanas e hijas” de tan selecto conglomerado de “albañiles”?”, sin embargo, la mala noticia para muchos es que la mujer “no es la otra mitad de la humanidad”; es la “humanidad misma”, por tanto libre para disfrutar la igualdad de todos sus derechos y la equidad de género, con una única diferencia en relación al hombre que es esa bendición llamada “Maternidad”.

Esta realidad que tiene connotaciones históricas, debería permitirnos recordar cómo los convencionalismos de las clases dominantes, y de sus respectivos intereses, ha condenado a la mujer a vivir bajo la sombra del hombre con mitos del tipo: “la mujer nació de la costilla de Adán”; quién habiendo comido del fruto prohibido del Edén, y habiendo incitado a su compañero a comer de ese fruto, debe vivir una vida y una maternidad rezagada, mientras se permite que el fanatismo multiplique en número a los esclavos de la ignorancia, facilitando el mirar imperturbablemente como la aceleración de los tiempos le obliga a vivir en medio de problemas que son formas de violencias sociales frente a las cuales los seres humanos responden con un estado de anomia, sin importar el rol que dentro de la sociedad cumpla la persona, o mejor dicho sea o no francmasón.

De este modo, el fin de este artículo no es el de dar a conocer la importancia de la Maternidad, saber cuál es su esencia o que es lo que implica, sino el de ofrecer un espacio, para que los seres humanos, de buenas costumbres o no, depongan posiciones que impiden el ejercicio de los derechos, anulando aquella fórmula que, desarrollada por Immanuel Kant e impulsada por Benito Juárez, manifiesta que: “el Respeto al Derecho Ajeno es la Paz”, dado que la humanidad desconoce que la supresión de un derecho es “Violencia” y que los mismos vienen dados desde la noble función de “ser padre”, para lo cual el tema “Masonería y Maternidad, una propuesta para el Siglo 21”, propone identificar cual es el estado actual de la francmasona (quien existe, aunque a varios les dé por negarlo) frente a las posiciones más tradicionalistas adoptadas por miembros de la Institución, determinar cuáles son los problemas que vive la mujer en general y la francmasona en particular frente a los problemas contemporáneos, determinar que es la maternidad para los francmasones y determinar que nuevos roles y competencias deben asumir frente a los problemas de nuevo orden, a partir de una reconstrucción hecha a través de una investigación que contó con la participación de Hnas.·. Francmasonas de México, Colombia, Ecuador, Argentina, a fin de establecer una propuesta que genere la caída de paradigmas que aún prefieren ignorar a una mujer que mientras sea libre y de buenas costumbres, el Género no tiene importancia, pues ambos son importantes eslabones dentro de la Cadena de Fraternidad, a fin que cesen los ataques por el no reconocimiento a la otredad.

Masonería y Maternidad en el Siglo XXI

Problemas que enfrenta la sociedad actual visto por las francmasonas

No es de admirarse que la humanidad manifieste cotidianamente que la “Sociedad Actual” atraviesa problemas de diversa índole, que francmasonas de varias latitudes resumen como una carencia de valores “mal entendidos”, evidenciado en el no respeto a los derechos sociales con trabas de acceso a la educación, a los servicios de salud de calidad; a los derechos individuales al recordar que hasta hace escasos años atrás, la mujer era severamente reprimida, viéndose obligada a obedecer lo que le dictaba la voluntad del varón que hacía las veces de “cabeza de familia”; tergiversación en “la relación armónica entre amor y poder, entre generaciones” que se profundiza en “los jóvenes de hoy, que confunden la libertad con el libertinaje”; poniendo en relieve la “ausencia de valores”, que acarrea consecuentemente delincuencia, corrupción, y otras formas de mal trato y violencia, que entre otros, son muestras la débil enseñanza de los valores en quienes conforman la sociedad deviniendo en un ciclo que conduce hacia la decadencia social. A través de luchas sociales la mujer ha alcanzado un poder de decisión, que va de la mano con la responsabilidad de sus actos, viviendo una época de contradicciones pues siendo antes sumamente reprimida y hoy asume un rol “liberal” que tergiversa el sentido real de la libertad”, como manifiestan las Hnas.·. Ecuatorianas.

Un ejemplo de esto nos aporta la problemática social mexicana, que se manifiestan en inseguridad, desempleo, falta de acceso a niveles educativos, impunidad y corrupción en el sistema de justicia, como factores que “generan inestabilidad política, económica y cultural”, dada por una falta de políticas públicas sustentables, la mala administración y el mal manejo de los recursos, generando descontento social10, que finalmente se centra en las dificultades económicas y laborales11, que son al mismo tiempo un reflejo de los problemas que vive cada uno de los países a los que probablemente los lectores pertenece y aunque que los problemas no se generalicen mundialmente, “cuando no se vive en todos los países al mismo tiempo”, como comparten las Hnas.·. Mexicanas, al decir que “la ignorancia de sus pueblos les está llevando a la ruina, pues se exigen

soluciones por parte del gobierno, sin que la ciudadanía caiga en cuenta que tiene la posibilidad de convertirse en gestora de cambio, a fin que la paternalista exigencia se convierta en “cooperación”, o mejor dicho, de “un trabajo en conjunto”, como nos hace caer en cuenta en estas últimas líneas C. Flores.



Problemas que enfrenta la mujer

Las francmasonas consideran que el principal problema que enfrenta la mujer, es el machismo que aún persiste en pleno siglo XXI y no solo dentro de casa, sino en el plano profesional donde enfrenta discriminación “la mujer, que logrando tener una posición privilegiada”, se le imputa como producto del que “tuvo que ver con alguien”, siendo aun ella misma la encargada de desprestigiar a la persona que mira como “enemiga potencial”, generando y naturalizando ese machismo enraizándolo en la sociedad, y promoviendo esa discriminación que afirma que las mujeres no tienen las condiciones para realizar actividades que son inherentes a los “hombres”.

Partiendo desde esta posición, la mujer francmasona enfrenta la obligación moral de trabajar “sin reposo” para demostrar que está capacitada de hacer las actividades que hacen los varones de igual o mejor manera, usando “tacones altos”, teniendo un alto costo el alcanzar la igualdad por ganar espacios laborales, debiendo desempeñar su trabajo eficazmente, auto construyendo respeto y valor, así como también una maternidad desde “el deseo y el disfrute” en un marco de principios democráticos y libertarios, y más aún para “la mujer que al no tener pareja, carece de apoyo y respaldo”, debiendo emprender un sin fin de actividades sin descuidar la familia, haciéndola coincidir completa para la realización de actividades en conjunto.

En México, manifiestan las Hnas.·., el acoso es el principal problema que enfrentan las mujeres, quienes al solicitar un servicio o un empleo reciben el “ofrecimiento de agilizar el asunto” con tratos poco aceptables; además un feminismo confundido con Hembrismo que es el rol femenino del machismo y que no genera equidad, como reflejo del machismo, dirigido por mujeres, convirtiéndose solo en un cambio de rol profundizando las contradicciones actuales en México.

Continuará...

Olga Vallejo Rueda, Vª Ord.·., Gr.·. 9
Sup.·. Com.·. del S.·.C.·.R.·.M.·.E.·.
S.·.G.·.M.·. de la G.·.L.·.M.·.A.·.E.·.